Club Ciclo-Gastronómico SANCHO PANZA
Páginas visitadas: | Contacto Contacto | RSS |   
Volver a inicio
 
 

Guernika - Playa de la Arena

  • 29/03/2010

    Datos de la Ruta

    Distancia: 67,9 km
    Duración: 5h 35m
    Vel. Media: 12,1 km/h
    Desnivel acumulado: 1641 m positivos

    Asistencia:

    Nando, Pedro, Roberto, Tony, Pablo, Gabi, Julio, Julián, Alfonsus, Mauri, Alfonso y Mariano

    Narración

    Tercer día. Las piernas van estando cargaditas. Menos mal que hemos dormido bien (bueno... los que no dormimos en la misma habitación de Pablo, jeje), quizás un poco de calor por eso de dormir tantos en habitaciones cerradas pero se estaba cómodo. Nos vamos levantando poco a poco y ya tenemos el desayuno preparado, como siempre café, leche con Cola-Cao y pan tostado que nos siente de fábula a pesar de la buena cena de anoche.

    En Gernika se quedarán Pedro y Nando dado que han de llevar sus "monturas" a una tienda para cambiar la rueda de atrás que, entre unas cosas y otras, las tienen destrozadas. Ya no nos juntaríamos con ellos hasta la comida.

    HPIM0542.jpg

    Después de prepararnos emprendemos la marcha, hemos de pasar por Información para que no sellen, en el albergue no lo hay... después de "marcarnos" la Credencial no peguntan si sabemos continuar, ¿nosotros? Si hombre, cómo no... y tiramos "p'adelante" sin tener claro si es por ahí. Que si, que si, dice alguno es más adelante y si no preguntamos. ¡empezamos bien! Sabemos por el "libro de ruta" que tenemos una buena subidita para empezar pero poco más. Enseguida preguntamos, nos recomiendan no coger el camino si no seguir carretera o una pista de hormigonada que si es transitable para bicis. Antes de empezar volvemos a preguntar porque no nos ha quedado claro y nos dicen claramente que tiremos por la carretera, no merece la pena ir ni por camino ni por la pista cementada. Por tanto cogemos el puerto, llamado de Gerekiz. Unos repechillos duros al principio pero luego suaviza y se sube cómodamente. No para todos, a Mauri este tipo de puerto asfaltado se le atraganta y llegamos a la cima un poco más tarde que el resto. Mientras se le hace a Gabi un "book" plantando un pino otros buscamos la manera de volver al Camino: que si esta pista, que mejor este camino que lleva a ... en definitiva, como en otras ocasiones tirando de nuestra intuición inspeccionamos una pista que nos llevará al Camino. Comienza una bajada por una pista pero enseguida se convierte en sendita chula y parando para cruzar unos vallados... al poco la dejamos para coger una de esas carreteras por medio del monte que llevan a caseríos, después de cruzar una carretera principal de nuevo comenzamos a subir por asfalto. Seguimos con la tónica habitual de los anteriores días: perfil diente de sierra y con porcentajes de desnivel importantes...P3290034.JPG Después de otra bajada, esta por pista comenzamos una nueva subida algo complicada por como estaba de estropeada la pista, para alivio de nuestras piernas parecía más de lo que realmente era ya que al poco cogemos una nueva pista, esta en condiciones, que vamos siguiendo en su sube-baja hasta otra carretera principal. Aquí nos quedamos sorprendidos, un comando de militares haciendo maniobras. Tiramos por la carretera para abajo hasta el pueblo de Larrabetzu (creo) donde paramos y compramos en el supermercado algo para comer: fruta y frutos secos, no llevamos muchos kilómetros pero hay hambre y con el sube-baja quemamos las últimas energías. Cuesta volver a ponerse en marcha, las piernas se quedan duras y que cojan ritmo les cuesta. Llegamos a Lezama por carretera, giramos hacia el polígono industrial que tiene para seguir las flechas. Es tal nuestra obsesión por seguir que a Rober hace la coña de dar una vuelta a una rotonda y la mayoría le sigue. ¡ey! Hay que estar atentos por donde vamos, no dejarnos llevar por el de adelante Laughing

     

    Saliendo de la zona industrial volvemos a tirar "p'arriba", desde Larrabetzu había sido bajada o llano. Aunque no se ve, estamos ya a las puertas de Bilbao. Posteriormente sabremos que sólo nos quedaba subir a la montaña que teníamos de frente, a la que atacamos después de cruzar por encima una autovía. Aquí las cuestas se empinan y se hace difícil, al principio por el olor a estiércol y más adelante por el estado del camino y por la inclinación, hay un par de ocasiones que se ha de poner pie a tierra y tirar unos metros de la "borrica" hasta pasar la zona mala. ¡por fin! Una vez arriba tenemos a nuestra vista Bilbao. Después de las fotitos de rigor entramos en la ciudad por Basílica de la Virgen de Begoña y vamos directos al centro, para variar pensando en dónde comer. Alfonsus piensa en un sitio donde comió él hace la vez que estuvo, pero no se acuerda del nombre... con indicaciones de cómo es el sitio igual alguien le suena y pregunta él... va a ser que no Smile llamamos a conocidos de allí y nos recomiendan un restaurante en el centro que sirven menús. ¡vamos para allá! Pedimos unos cortos, mostos o llámalo como quieras con sus respectivos pintxos ¡qué buenos! Para luego continuar con la comida en sí. Pero nos surge un dilema, hay unos chavalitos con pintas que hacen no muy aconsejable dejar las bicis sin vigilar, aunque sea atadas con las cadenas, incluso parroquian@s del bar nos recomiendan que no perdamos de vista las bicis y las alforjas. Así que nos vamos turnando para vigilarlas según vamos vaciando nos platos... comida movida Cool hay que resaltar que algunos aprovecharon su momento de "vigilancia" para echar una siestecilla... sin comentarios Innocent

    siestecita

    Después de los cafés y de hacernos amigos de los chavalitos proseguimos dirección el Guggenheim y hacernos las fotitos consiguientes...

     DSCN3721.JPG

    ¿y después? ¿por dónde seguir? Nos acercamos a preguntar a punto de información enfrente del museo, pero hoy está cerrado, ¿Cómo averiguamos entonces? Preguntamos a un par de ciclistas que pasaban por allí y nos indicaban dirección Barakaldo - Pobeña pero no por el Camino sino por carretera, hasta que vino Tony, le había preguntado a un trabajador de la OTA (vamos, la zona azul de toda la vida) y nos dijo de seguir las vías del tranvía hasta el hospital de ¿Basurto?. Y hasta allí llegamos, bien por la acera bien por las vías y dejando atrás las miradas curiosas de los viandantes al ver a 12 ciclistas vestidos de romanos y con alforjas y pensando de dónde se habrán escapado esos locos... Wink

    Después de buscar un poco encontramos las famosas flechas amarillas, estaban en obras y era un poco complicado, bueno... complicado sería ahora, las flechas indicaban subir por escaleras. Somos un poco "borricos" y nos metemos con las bichas por donde sea, pero eso es demasiado. Optamos por rodear hasta volver a encontrar las escaleras y continuar nuestro "camino"; como no, fue subiendo una "cuestecilla" con su fuerte pendiente (todavía nos quedaba otra todavía más dura y no lo sabíamos) hasta lo alto donde, después de inflar ruedas enseguida empezamos a bajar rápidamente (había muchas ganas de llegar al albergue ese día). Pero tan rápido íbamos que nos pasamos el cruce y después de intentar entrar en una finca y de las indicaciones de un paisano retrocedimos y cogimos el "buen camino". Aquí tuvimos un pequeño susto, un "simpático perrito" comenzó a ladrar a nuestro paso (no teníamos opción de volver para atrás... Tongue out) así que algunos con un par de bolitas impidiéndonos respirar correctamente y el cullote teñido de marrón continuamos para abajo hasta una carretera de Balmaseda.P3290047.JPG

    Rober nos había dejado en la comida y empezó en esta bajada a llamarnos a ver dónde estábamos y si nos podíamos ver y hacer otra parte con el resto en bici. Al final no pudo ser.

    Como siempre, en este Camino, y tras pasar el puente del Diablo (antiguo puente de un solo ojo) comenzamos la última ascensión del día hasta la ermita de Santa Águeda. Jodida subida, con rampas del 20 % se hizo duro ya que se mezclaba con zonas no asfaltadas que hacían poner pie a tierra... bueno, y en asfalto a algunos también para coger aire.

    Tras la bajada de Santa Águeda llegamos a Barakaldo por donde seguimos las flechas hasta que nos cruzamos con otro ciclista. ¿qué queréis ir hoy a Pobeña? Pues por camino no llegais ni de coña, nos decía. Nos aconseja que la mejor opción es ir hasta Trápaga y desde allí coger el bidegorri, digo el carril bici) hasta la playa de La Arena y de ahí a Pobeña continuamos por el bidegorri que está a 15 minutos. Él nos guiará hasta la carretera del Amor (o de los putis) que nos llevará a Trápaga / Ortuella. Después de unas cuantas dudas y preguntas cogemos el carril bici. Hemos de traer aquí a la "Espe" y alcaldes de la comunidad de Madrid para que aprendan a hacer carril bicis, ¡qué maravilla!

    P3290050.JPG

     

     

     

    Ya en La Arena descubrimos que el albergue de Pobeña sólo abre en Agosto, ¡vaya albergue! El tema de albergues ha sido el único pero de este Camino: o estaban cerrados o eran caros para lo que eran. Así, mientras unos se hacen unas fotos en la playa otros buscamos donde dormir esa noche. Hubo suerte, rápidamente advertimos un cartel que alquilan apartamentos por noches, contratamos 3 para los doce y mientras unos se van duchando otros buscamos restaurante que nos den de cenar correctamente esa noche, no había mucho donde elegir pero encontramos que no trataría bien, incluso luego después de la cena el camarero nos indicaría cómo llegar hasta la "frontera con España" (palabras textuales, qué triste).

    Mariano