Club Ciclo-Gastronómico SANCHO PANZA
Páginas visitadas: | Contacto Contacto | RSS |   
Volver a inicio
 
 

Ruta antibarro embarrada...

  • 21/02/2010

    Datos de la Ruta

    Distancia: 50,19 km
    Duración: 3h 04m
    Vel. Media: 16,29 km/h
    Vel. Máxima: 59,09 km/h
    Desnivel acumulado: 961 m positivos

    Asistencia:

    Alfonso, Alfonsus, Julián, Rober y Nando

    Narración

    ¡Vaya invierno que llevamos este año! Llueve y llueve y vuelve a llover como hacía años que no pasaba. Un día sí y al siguiente también. Ya tenemos equipación de invierno como para hacer una excursión hasta el Polo Norte. Pero lo malo no es el frío ni el agua... lo malo es el BARRO.

    Tras toda la semana cayendo agua e incluso nevando los caminos están como cabía esperar. Empapados por los cuatro costados. El terreno ya no traga más y hay charcos en cualquier parte. Con esta perspectiva decidimos hacer la ruta antibarro de días anteriores, esta vez en sentido inverso.

    El sábado amanece frío (2ºC) pero con abundantes claros. El día promete que será bueno para una vuelta en bici. Salimos desde "El Patrimonio", como casi siempre, en dirección al río Henares. Así calentamos las piernas antes de darles tute... ¿dirección? Los Santos de la Humosa. De camino pasamos por el senderillo que bordea el Henares. El terreno está tremendamente húmedo y nos salva que a primera hora está muy helado. Si no llega a ser por eso me da que habríamos encallado en algún tramo.

    La pista de subida a los Santos está como siempre, en condiciones más que razonables, pero se nota enormemente que tiene gran cantidad de agua en la superficie. Lo dicho... el terreno no puede con más agua.

    Alfonsus viene de estreno. Acaba de poner pedales automáticos a su Orbea y también estrena zapatillas. De momento está encantado. En la primera rampa dura de subida comenta lo bien que se pedalea. ¡Y tiene toda la razón! La diferencia pedaleando es abismal. Y una vez que te acostumbras bajando también da una tremenda seguridad.

    Con estos comentarios subimos la primera rampa prácticamente agrupados. Rober y yo, Alfonsus, Alfonso y Julián. Sin apenas parar seguimos ascendiendo por la cuesta principal. Ni se nos ocurre coger la variante de "Tony" el tramo intermedio debe de ser un enorme barrizal.

    Vamos subiendo, Alfonsus y yo en cabeza, charlando tranquilamente cuando oímos a Rober. Primer ataque. Alfonsus no le puede seguir pero yo me pego a su rueda. Primeras rampas, pequeño descanso y las siguientes rampas. Algo no va bien. A mi izquierda oigo un jadeo fuerte y constante... podría ser cualquiera de los paquetes... pero no. ¡ES ROBER!¡ Y VA ASFIXIADO!Surprised

    No me lo puedo creer. No hay que hacer leña del árbol caído y no ataco. Seguimos manteniendo el ritmo fuerte pero constante. Siguiente rampa y oigo algo que jamás pensé. Rober me dice entre jadeos:

    - "Voy a tener que bajar el ritmo"

    ¡INCREIBLE!¡HA REVENTADO!Surprised

    CryCon lágrimas en los ojos de la emoción subo los últimos metros preparando la cámara para inmortalizar tal evento histórico... je,je,jeLaughing

    Rober a lo leeeejoosssss

    Alfonsoy Julián

    Nos agrupamos en la carretera. Todos hemos subido en condiciones. Cada uno a su ritmo pero del tirón. Allí Alfonso nos propone subir por camino en vez de por carretera. Por el duro sendero que subo por medio de la cara norte de Los Santos. No es el día idóneo, el suelo está húmedo, helado y esa rampa es infernal. Así que... todos estamos de acuerdo Smile. Excepto Julián que sabedor de sus limitaciones sube por carretera y nos espera en la Iglesia.

    Así que bajamos los 200m de carretera hasta coger el cruce a la derecha, seguimos los 100m siguientes por la antigua carretera y enfilamos el empinado sendero, casi desde el principio con "toda la tranca metida". Recordamos a los no iniciados en este tramo que se supera el 20% de inclinación y el piso dista mucho de ser una cómoda pista...

    Subimos el primer tramo razonablemente bien, y junto a la valla cogemos el desvío. Allí el piso pasa a ser de hierba lo que hace el pedaleo aun más pesado... Está algo helado y notamos como la rueda se hunde y se agarra en cada pedalada.

    Afortunada o desafortunadamente me equivoco al coger el sendero. Ese no es el que sube directamente, si no que va bordeando la ladera haciendo la subida bastante más suave, dentro de la dureza de que vamos con todo el cambio metido... En medio del camino hay un derrumbe que tapa la senda y tenemos que pasar con la bici al hombro.

    Rober cuidando su espaldapasando como podemos

    El sendero desemboca de nuevo en el último tramo de la subida que pretendíamos hacer. Es más corto pero se hace durísimo de nuevo mantenerse en la bici. De hecho Alfonsus pierde el equilibrio y estrena sus pedales automáticos con su primera caída de lado.

    tramo duro

    Afortunadamente la caída es en blando y sobre hierba. Wink

    Nos reunimos con Julián en la Iglesia y nos tomamos un refrigerio al sol.

    llegamos...en la iglesia

    los sábados al sol

    Tirando de memoria recordamos que en el camino que sigue hasta Anchuelo una vez nos quedamos completamente bloqueados por el barro. Para evitarlo decidimos hacer ese tramo por carretera. La mañana está fría y bajando se nos queda la cara helada. Llegamos a Anchuelo y Rober (que no quiere forzar la espalda) decide regresar por su cuenta vía Parque Natural. El resto subimos por la cuesta de las Antenas en dirección a Villalbilla.

    Como siempre esta cuesta es dura de narices. Sobre todo el principio. Sin embargo se echan de menos los ataques de Rober, Mariano o Tony, porque subimos todos, cada uno a su ritmo, bastante bien.

    Desde allí enfilamos hacia Villalbilla. Este camino suele estar siempre bien y tiene un pequeño tramo siempre con algo de barro... y esa es nuestra perdición. Con la lluvia acumulada, el último tramo justo antes de llegar al campo de Golf está enbarradísimo. Pasamos Julián y yo haciendo equilibrios y malabares con la bici, derrapando las dos ruedas y conseguimos salir con un buen pegote de barro en cada rueda.

    Por detrás Alfonso también consigue pasarlo razonablemente bien, pero Alfonsus estrena por segunda vez sus automáticos y acaba de nuevo en el suelo y un pelín embarrado. Afortunadamente el barro también estaba blanditoLaughing. A pesar de eso el rebote que se pilla es bárbaro. je, je, je.

    rebozado

    bien rebozado

    Quitamos la mayor parte del barro a puñados y dejamos que el resto se caiga solo en la bajada hasta Villalbilla. Allí intentamos coger los senderos del monte pero están impracticables. Cogemos la pista junto al cementerio y seguimos por la que bordea el Cerro Gordo. Tampoco podemos entrar en los senderos que hay entre los pinares. Es un auténtico barrizal y ni lo intentamos.

    Aquí viene el siguiente incidente de Alfonsus. En la primera rampa junto al cementerio el barro acumulado hace que le salte le cambio. No le damos importancia seguimos adelante. Ya llegará. Delante Julián (SI, SI JULIANSurprised) que va animado tirando y se distancia unos 50 o 100 metros. Luego Alfonso y yo que vamos tranquilamente charlando. Al Km más o menos miramos para atrás... y ¡no viene Alfonsus! ¡Qué raro!

    Me doy la vuelta a buscarle... Por fin le encuentro en el mismo sitio donde le había fallado el cambio. La cadena se le ha metido entre el plato pequeño y el mediano y no hay manera de sacarla. Naturalmente tiene un cabreo en condiciones por haberle dejado tirado, je,je. Al final tenemos que aflojar el plato pequeño para poder sacar la puñetera cadena.

    Seguimos pista adelante hasta llegar a la base del cerro Gordo. Allí hay un senderillo que atraviesa un sembrado y llega hasta la pista. Son apenas 100m, pero se convierten en 100 metros de barro y esta vez mezclado con paja del sembrado. Otra vez llenos de pegotes.Yell ¡Qué mala elección de camino!

    Tras quitar de nuevo el barro a puñados se nos ha echado la hora encima. No podemos quedarnos sin cañitas así que enfilamos por el parque Natural, por la pista de los Catalanes, hasta la entrada. La pista tiene tanta agua que, sin tener charcos, nos salpica enteros según bajamos.

    Sin más incidentes, y con ganas de habar hecho alguna cuesta más, lavamos las bicis y nos tomamos unas cañitas (se nos unió Tony) en condiciones en "El Patrimonio".

    Aquí hay que hacer una mención especial. Además de las tapas de costumbre, nos pusieron unos callos ricos, ricos, ricosTongue out.

    callos ricos, ricos

    Nando