Club Ciclo-Gastronómico SANCHO PANZA
Páginas visitadas: | Contacto Contacto | RSS |   
Volver a inicio
 
 

Alcalá - Zulema - Viso - Torres de la Alameda - Valverde de Alcalá - Villalvilla - P. Natural - Alcalá

  • Galería | Perfil | Mapa | Tracks

    • No hay perfil para esta ruta
      No hay mapa para esta ruta
      No hay tracks para esta ruta

    15/02/2009

    Datos de la Ruta

    Distancia: 51.5 km
    Duración: 3h 26m
    Vel. Media: 15 km/h
    Desnivel acumulado: 968 m positivos

    Asistencia:

    Nando, Tony, Rubén, Alfonso y Mariano

    Narración

    Me levanto y veo sol ¡¡ Por fin !!. Creo que todos hemos pensado lo mismo. Después de tanta agua y nieve estábamos deseando un poco de sol que secase los caminos y poder hacer kilómetros por ellos… Eso ha hecho que llegase antes al Patri, me da que a Nando le ha ocurrido lo mismo, no eran las 9.15 h y ya casi había desayunado. Al poco ha llegado Tony y seguidamente Rubén. Sólo faltaban “los dos nuevos”. Alfonso no se ha hecho esperar mucho, las 9.20 h y ya estábamos todos, faltaba su colega pero está con la rodilla chunga y ya vendrá otro día. Supongo que, después de lo que le haya contado Alfonso habrá lo habrá agradecido J

    Pues eso, después de que Tony terminase con la tostadita nos hemos puesto en marcha. Habíamos pensado en intentar parte del camino del próximo domingo camino de Arganda – Aranjuez, pero hemos optado por darnos un poco de cañita, nos lo pedía el cuerpo: Zulema, subida al Viso por donde siempre y luego bajarlo y subirlo por la cara norte (por donde está el picadero) y después… ya veremos.


    Salimos con ganas y ya en la primera rotonda cambiamos de parecer, antes de subir el Zulema vamos mejor hacer algún kilómetro por llano y así entramos en calor: calle Ávila y ribera del Henares. Llegamos al primer repechín para coger la carretera del Gurugú y mal empezamos, Rubén se baja de la bici, le ha podido la cuesta y con la consiguiente pérdida de puntos para salir de los paquetes. Chico, así no mal vas… comienzan las primeras cuestas del Zulema, para resarcirse Rubén marca un ritmo fuerte, pero niño ¿dónde vas? Que no sabes lo que hay… así le ocurrió a mitad de subida ya se había quedado, tanto Nando como Tony le han hecho una lijada… mientras tanto Mariano espera por Alfonso… eso de ser padre y estar unos meses sin coger la bici lo nota, se ha quedado descolgado en las primeras rampas. Se vislumbra que la ruta se le va a hacer larga a Alfonso. No nos equivocamos. J


    Llegamos al mirador del Viso y después de una conversación de besugos de por donde tirar decidimos bajar hasta el picadero y subir por el mismo camino (me parece que quedamos en eso J  ), avisamos a los nuevos que es una bajadita traicionera de fuerte pendiente y graba, así que con cuidado. La hacemos bien, con algún pequeño recto y con Tony acojonado por ir sin freno delantero (este chico se nos ahoga en un vaso de agua). Pasamos el picadero y, en nuestro “afán aventurero” decidimos seguir por ese camino que nos llevará a coger la pista del basurero. Eso decían algunos y otros, algo escépticos, les seguimos no convencidos. Tenían razón. Iniciamos la subida con buenas rampas, al poco llegan un par de “repechines” al 20 %. Llegamos todos arriba, incluido Alfonso a pocos metros, lleva poco tiempo pero se nota madera… no sé de qué madera pero se le nota J. Luego continuamos hasta Torres, ahí, por si no hemos hecho suficientes ganas de comer hinchamos la rueda de la bici de un e-nano y  “merendamos”. Dadas las horas decidimos regresar, yendo hasta Valverde pero, en vez de ir por el camino llano, vamos por la subida que va a Pozuelo del Rey. Seguíamos con ganas, estaba siendo una buena ruta… Aquí petó Alfonso, había aguantado bien pero ya era demasiado para sus piernas: a mitad de subida hubo de poner pie a tierra. Es lo que tiene llevar una larga temporada sin salir J. Continuamos descendiendo hasta Valverde y, sin parar, seguimos a Villalbilla… ¿por qué Rubén no se quedó aquí? ¡¡ah!! Es verdad, el coche lo dejó en Alcalá (sin olvidar las tapas del Patri). Pues para allá que vamos, con un pequeño percance en el camino: Rubén bajó de la bici sin sacar los pies de los automáticos… Efectivamente, lo último que tocaron el suelo fueron sus pies. Los dicho: así no sale de los paquetes.


    Ya en Alcalá, y como es habitual, volvimos a pasar por la plaza Cervantes camino del Patri donde, de nuevo Edu, se portó y las cervecitas estuvieron bien acompañadas por unas buenas tapitas.