Club Ciclo-Gastronómico SANCHO PANZA
Páginas visitadas: | Contacto Contacto | RSS |   
Volver a inicio
 
 

101 La Legión - Ronda

  • 11/05/2013

    Datos de la Ruta

    Distancia: 101 km
    Duración: 7h 44m
    Vel. Media: 14 km/h
    Vel. Máxima: 61 km/h
    Desnivel acumulado: 2500m positivos

    Asistencia:

    Raul, Crespillo y Nando

    Narración

    Este año, en nuestro amado club, hemos hecho rutas de todo tipo. Hemos hecho escapadas con nieve a la sierra, etapas míticas de la vuelta a España (Cobertoria, Lagos de Covadonga, Cuitu negru), el Pavo, la TransNevada (donde hicimos biciesquí), marchas varias, duathlones, nocturnas, Fraguabike y hasta ganamos el Ecodumad para paquetes por equipos.

    Asi que siguiendo con la tónica teníamos que hacer una de esas rutas míticas que hay por el mundo. Al final ninguno hará la Quebrantahuesos ni el Soplao, pero tres descerebrados nos fuimos a la 101 de la Legión en Ronda

    En esta ruta es duro hasta inscribirse. Tras la preinscripción, hay que levantarse un Sábado a las 10am para pegarse con la web petada de accesos y que haya suerte antes de que se acaben las inscripciones

    Hay que reconocer que la ruta está organizada cojonudamente bien. Se nota que tienen experiencia de muchos años y que tienen mano de obra gratis de un montón de "Lejías". Se nota que los Legionarios saben lo que hacen. La incripción es cara (más de 50€) pero teniéndo en cuenta lo que incluye están bien pagados.

    Llegamos el viernes anterior a la prueba, Rafa y Raúl prontito. Había que recoger los dorsales, la camiseta que dan por inscribirse y el pasaporte legionario. Yo llego justo para llegar a cenar. La cena, como debe ser cargada de hidratos. Macarrones, ensalada campera, fruta, yogur y refresco (el único fallo es que la cerveza no estaba incluida, pero estaba "a euro")

    Aquí ya se ve el ambientazo. Un montón de "máquinas", delgados, super preparados y otros no tanto... Que acojone. Nos sentimos como unos paquetes. Apenas se ve gente con barriga. Están todos más tensos que Bruce Lee...

    Naturalmente nos mezclamos con la gente y en la mesa coincidimos con dos que parece que iban bastante preparados

    cenando

    Podéis ver que el más elegante de todo Ronda era yo. Me quité la corbata por no desentonar...

    Tras la cena, tocaba irse a dormir. Rafa y Maria (su mujer) a una casita rural. Raul y yo al Polideportivo Undecided.Obviamente, para preparar bien el esfuerzo, antes de dormir nos tomamos una copita por Ronda (solo una...)

    El polideportivo estaba contolado por los Legionarios, que tenían allí guardadas nuestras bicis. De las dos pistas de baloncesto que hay, una estaba petada de gente (con sus sacos, y colchones hinchables) y la otra llena hasta la mitad.

    La verdad es que, entre que nos acostamos casi a la 1am, la gente hinchando colchones, hablando, ruidos varios, ronquidos de Raúl, no se puede decir que durmiéramos demasiado. A pesar de eso a las 7am en punto, un legionario coge la corneta y ¡TOQUE DE DIANA!.Surprised Cagüentó!!! que la carrera no empieza hasta las 11:00!!!!! menos mal que yo que me libré de la mili...

    Asi que recogemos los sacos y esterillas, nos vestimos, cogemos las bicis y a desayunar a un bar cercano (Y a plantar un pino para ir descargados). 

    recogiendo...listos para salir

    Llegamos prontito al Campo de futbol donde empieza la prueba. Nos buscamos una sombra y a esperar, que aun queda hora y media antes de comenzar... ¡Joder que nervios!. El ambiente es espectacular.

    esperandoAmbientazo

    Solo un fallo de organización. Raúl y yo intentamos encontrar agua. Preguntamos a varios legionarios, pero sus ordenes eran que por allí no podíamos pasar a la fuente. Todos nos mandaban a dar la vuelta completa, pero por el otro lado tampoco se podía pasar. Conseguimos romperles el perímetro un par de veces (nos metimos con los marchadores, con los de la equipación oficial...) pero el último perímetro siempre era imposible... ¡Estamos bien defendidos!

    Por fin dan la salida neutralizada. Tengo las pulsacions a tope solo de los nervios. Unos 3/4 Kms por Ronda, hasta una rotonda en las afueras donde nos agrupan y nos darán la salida de verdad. Antes de salir del campo de futbol un tío ya ha pinchado y nada más salir otro rompe la cadena...¡Joder!

    Llegamos a la rotonda, esperamos y Rafa empieza a tener problemas con la corona de piñones. Lo puñeteros trinquetes se han estropeado y no tiran de la rueda ni para delante y para atrás... ¡Joder! la misma avería que Tony en la Transnevada

    Afortunadamente, probamos y parece que a veces enganchan... solo hay que probar hasta que enganche y no dejar de hacer fuerza, así se mantienen enganchado. Y llevamos solo 3Kms... el pobre Rafa las va a pasar putas...Yell

    Por fin salimos, y como en todas las marchas de este tipo, hay tanta gente que apenas podemos pedalear. No viene mal, porque al poco de salir tenemos la primera rampa del 10%. Al ir tanta gente solo podemos ir despacio y así no nos forzamos...

    Seguimos con un Subibaja no demasiado duro hasta aproximadamente el Km 17. Alli pasamos el puente de la ventilla y comienza una subida dentro de unas instalaciones militares. Es misma subida la bajaremos a la vuelta y nos empezamos a cruzar con los primeros que van en bici... ¡Joder! nos han sacado 10Kms en apenas 27... Vale que íbamos parados por ser tanta gente, pero van como motos!!!

    Dentro de las instalaciones pasamos junto al circuito de F1 de Ascari. Tenemos suerte y en la única curva del circuito que rozamos pasa un F1( o similar) haciendo pruebas

    Desde allí bajada hasta Arriate y en seguida empieza la primera subidita de verdad del día. 5 Kms, de camino razonablemente ancho, pero roto. Rampas de hasta el 14% y todo el mundo echando pie a tierra y empujando... ¡Cuando paquete hay por ahí! Afortunadamente los que vamos montados vamos pidiendo paso y nos acaban haciendo un pasillo por el medio.

    Hasta ahora no se hace dura porque acabamos de empezar... ya veremos las últimas cuando estemos cargados de Kms... Además hay avituallamientos (Agua, isostar, fruta y bollos) cada 10 Kms o menos. Vamos agrupados los tres y estamos comiendo y bebiendo bien

    Desde allí fácil durante unos 19Kms hasta Setenil de las Bodegas. La entrada al pueblo espectacular, por medio de unas hoces, y llegamos al polideportivo donde hay un avituallamiento y punto de control. Aprovechamos para comer un par de Sandwiches, cocacola y chocolate. Es nuestro último avituallamiento de verdad, ya que no pensamos parar a comer en el cuartel de la Legión. Comer allí justo antes de lo más duro de la ruta puede ser un suidicio...Undecided

    Salimos de Setenil y empieza la cuesta más dura de la ruta. Al menos eso me pareció, ni la de la ermita, ni la del cachondeo ni leches... son unos 10Kms, con máximas del 14% y encima nos toca subirla a las 15:30 con un calor infernal...

    Subiendo parece un calvario... montones de ciclistas empujando por las cuestas sin dar una pedalada. La verdad, era duro, hacía calor, pero era perfectamente ciclable. Aprovecho para recoger cadáveres sufriendo de lo lindo por el calor. De repente me adelante una tía!!! Joder, pues lleva buen ritmo, así que aprovecho, cojo rueda (el culote le quedaba de vicio y eso motiva) y tiro detrás de ellas hasta el avituallamiento. 

    Aquí ya vamos cada uno por nuestra cuenta... estas cuestas hay que subirlas cada uno a su ritmo y no es cuestión de estar mucho tiempo parado esperando. Me empapo bien la cabeza para evitar el calor, bebo, cojo unos platanos y pa'lante!!!Cool

    Aun nos quedan un par de Kms hasta que empieza un bajadón. Unos 9Kms a todo trapo, adelantando paquetes, hasta que pasamos La Indiana y comenzamos la subida de la Ermita (de Montejaque). Apenas 4 Kms, todo ciclable y solo el último realmente duro. Según mi GPS rampas de tierra entre el 17% y el 23%. Subo casi todo, paso incluso lo más duro, pero finalmente tengo que echar pie a tierra. 80kms en la piernas, calor infernal y 195 pulsaciones. Mejor no pasarse. Afortundamente solo empujo unos 400 o 500m antes de poder subirme de nuevo.

    Por supuesto, tras la subida, bajadón de nuevo. Casi 5Kms a saco. Apenas nos quedan 12Kms para finalizar y la motivación empieza a ayudar.

    Desde aquí, pasamos un paso a nivel y cogemos un sendero de subida. En mi opinión, un fallo de la organización, porque ese sendero NO es ciclable en el primer Kilómetro. Asi que me toca empujar por segunda vez en el día. Lo malo empieza cuando vuelvo a subirme a la bici. Las piernas se quejan por la transición y me amagan con pinchazos. Afortunadamente van cogiendo ritmo poco a poco de nuevo

    Hasta la cuesta del Cachondeo, hay un par de buenas cuestas de apenas 1 Km, no muy pendientes, pero la gente va tan tocada que no hago más que adelantar cadaveres andando...

    Finalmente llego a la cuesta del Cachondeo. Básicamente es una cuesta de 1,5Kms, en la que se sube 200m de desnivel y adoquinada. La verdad es que después de las otras, se me hizo hasta sencilla. Incluso paré para que me hicieran una foto:

    Ronda desde la cuesta del Cachondeo

    Eso si, una vez se sube a Ronda, entrar en la avenida principal, rodeada de gente aplaudiendo a rabiar ¡No tiene precio! Casi se me saltan las lágrimas Cry

    ¡¡¡El año que viene habrá que repetir!!!

    Nando

    Y como ha sido una ruta de lo más especial, doble crónica... Esta ha sido la experiencia de Rafa

    Mi Crónica de los 101 Ronda

    La primera vez que oí hablar de esta marcha fue hace mas de 10 años, mi mejor amigo entonces legionario iba a participar corriendo y me dijo que también se haría en MTB, a mi aquello me pareció una locura. La desgracia hizo que un cáncer después de años de lucha pudiera con él y al final de su enfermedad se lamentaba de poder andar 100 mts, después de haber corrido 100 km, me dije que yo tenía que acabar en esa carrera como homenaje a Carlos.

    Así que dicho y hecho, primero convencer a algunos Sanchos que me acompañaran, los que dieron el paso al frente fueron Nando y Raúl, luego vino lo más difícil, por lo que leía en la página de la 101 conseguir plaza, hubo suerte y la conseguimos los tres, ese fue el primer obstáculo superado.

    Para preparar la carrera se trato de hacer kilómetros pero eso sólo era cuestión de tiempo así que hubo que sacarlo de donde se podía a base de madrugones y horas de estar con la familia.

    Cuando llego el fin de semana de la marcha estábamos los tres muy nerviosos, ilusionados y con algo de miedo a no poder con el reto.

    Todo empieza el viernes cuando llegas a Ronda y compruebas el sensacional ambiente que hay, los bien organizados que están los legionarios para todos los trámites el parking de bicis la estupenda cena de la pasta, en la que para decir la verdad te da cierto respeto ver el estado físico de la mayoría de los participantes, sobre todo de los marchadores.

    El día de la carrera llegas al estadio prontito después de un buen desayuno, y una estupenda cola en el servicio para soltar lastre antes de la salida, hacia calor y mucho sol, así nos colocamos en un lugar del estadio a la sombra antes que buscar mejor colocación para la salida. Era alucinante la aglomeración de ciclistas y marchadores que había pero perfectamente separados, después de los discursos, minuto de silencio por unos compañeros, se dio la salida neutralizada. Al principio andando pero ya la salida del estadio se pudo subir en las bicis y pudimos ver las primera rotura de cadena y pinchazos. Era muy emocionante ver la gente en la calle animándonos

    Pero aquí salto la primera señal de alarma mi bici iba mal, y eso que no era una Trek, daba pedaladas en vacío, al llegar a la neutralizada y comentárselo a Nando me dijo que eran los trinquetes y que posiblemente podría tener que abandonar o hacer una chapuceara para medio arreglar la bici. Dije que aguantaría hasta donde pudiera, pero aunque fuera andando habría que llegar.

    La estrategia era ir juntos por lo menos hasta la comida y luego ya veríamos Los primeros km totalmente juntos vigilando mi bici, tenía que ir anticipando los cambios y cuando había cambio de desnivel, empezar a pedalear muy suavemente, así y todo saltaba el cambio cada dos por tres. Los primeros 30 km fuimos más rápido de los esperado con ligeros repechos, bancos de arena, atravesando un paisaje precioso totalmente a causa de las lluvias de encinares fundamentalmente. Eso sí si llegábamos a un charco se formaba tapón había algunos muy paquetes, yo trataba de no dejar de pedalear por nada, porque era el momento que más fallaba la bici, después de una bajada y atravesar Arriate empezó la primera subida, yo me había quedado algo descolgado, en primer lugar iba Nando, yo iba a unos 100 mts, la subida era dura, más bien técnica y con tanta gente era difícil elegir la trazada pero los Sanchos íbamos adelantando gente más que nos adelantarán a nosotros yo fui poco a poco acercardome a Raúl hasta poderlo rebasar y continuaba teniendo a Nando casi al alcance de mi vista, no pintaba mal la cosa, pero una zona con barro me hicieron poner pie a tierra y me costo mucho volver a montar Raúl me adelanto de nuevo.

    Al final de la subida nos reagrupamos los tres en el avituallamiento, muy bien organizado como toda la marcha.

    Luego llego otro tramo de bajada y una especie de rompe piernas con tramos de arena blanda en el que fuimos rápido rápido, hasta llegar a Alcalá del Valle, allí nos esperaba un muro, una subida de hormigón no muy larga pero con una pendiente por encima del 18-20% y que llega hasta el 30%. Al final de la misma faltando 20mts me fui al suelo en parte por falta de fuerzas en parte por fallo mecánico, Raúl también puso el pie al suelo justo detrás mía. Nos reagrupamos de nuevo con Nando y otro tramo con una bonita bajada y repechos duros hasta llegar a Setenil donde llegamos juntos Raúl y yo y Nando nos esperaba para la comida fria. Cuarto de hora de relax y puesta en marcha, hasta aquí llevábamos una velocidad media en movimiento de mas de 16 km/h.

    Para mí empezó el calvario primero unos repechos muy duritos en los que todavía me defendí una tramo de sube y baja bordeando y cruzando el río en donde teníamos que poner el pie al suelo por los tapones y por los cambios bruscos de desnivel, donde mi avería me lo hacía todo más difícil. Aquí ya se fueron Nando y Raúl, luego llego la subida más larga del día dura arenosa con trozos de piedras sueltas y lo peor con mucho calor, aquí tuve que hacer largos tramos a pie, debido bien a la falta de fuerzas y al cambio que me saltaba o directamente sólo daba pedaladas en vacío. Lo mejor una vez coronada la larga bajada, rapidísima, con mucha rodera y piedra, trozos de hormigón había que esquivar constantemente bidones que se le caían a compañeros, yo tuve que parar por que me saltaron los desmontables, Olían a pastilla quemada como si estuviéramos en un circuito de carreras. Así llegamos al cuartel donde me esperaba Raúl, el había tenido problemas de frenos, tomamos algo de aire, rellenamos del mismo una de mis ruedas y vuelta a los pedales, como estábamos en subida me tuvo que empujar para poder salir, mis trinquetes ya no daban para más, nos esperaba la famosa subida a la ermita.

    Dura, dura, dura una primera parte más suave, pero cada vez se empinaba más, pocos ciclistas aguantaban sobre la bici y te adelantaban los duathletas que ya estaban en la fase de marcha. Ya me dí cuenta que pocos pedales más daría cuesta arriba, la bici era imposible, Raúl subía junto a mi empujando hasta que llegamos a la parte final y el ya tiro primero cuesta abajo por la zetas de bajadas así llegué a Benaojan totalmente cuesta abajo y a partir de aquí km 86 solo pude montar en la bici si era bajando, al final fueron unos 15 kms empujando la bici, al principio todo el mundo lo hacia ya que era un sendero en subida que no era ciclable. Una bonita bajada y otra dura subida. Después venía un duro terreno que era rompepiernas una rápida bajada y por fin la subida a Ronda, la cuesta del cachondeo, habíamos subido cosas peores, pero yo ya no podían más me dolía la espalda de empujar la bici y habría que seguir dos kms más. Las vistas desde abajo del Tajo merecían la pena, el cortado era espectacular todos empujábamos menos unos pocos valientes que tenían fuerzas para aguantar. Cuando terminaba la cuesta llego lo más emocionante de la carrera, mucha gente en la calle, animándote y cuando por fin puede subir en la bici para hacer los últimos 700metros, lo hice llorando emocionado por el ambiente el cansancio y acordándome de mi mejor amigo, mi hijo fallecido que se llamaba igual que son los que me dieron fuerzas para no abandonar a pesar de la rotura, a 200 mts allí estaban mis colegas que me dieron un empujón y en la entrada mi mujer que estuvo todo el día esperando nuestra llegada.

    Un honor que un legionario te ponga una medalla y te de la enhorabuena.

    Dar la gracias de nuevo a la Legión por la carrera y pronto a empezar la 101 del 2014.

    Por Carlos

    Crespillo

    Por último, las fotos de la victoria

    con la medalla

    con la sudadera